17 feb. 2009

MAX ERNST Y EL FROTTAGE


“El surrealismo de Max Ernst logra una representación visionaria e irónica, imaginando medios de representación que hacen surgir esos contenidos. Su obra tiene un sentido oculto, una calculada ambigüedad, unos límites formales bien determinados, unas normas, unos temas perceptibles, una escritura autónoma que da a sus obras una dimensión enigmática. Se reconocen los objetos pero no su significado, por la unión de objetos y elementos dispares, sin ninguna relación entre sí pero que forman una nueva realidad”.

“Sus obras nos transmiten la sensación de estar viendo algo ya conocido pero que representa algo desconocido y que no se atiene a interpretaciones lógicas. Esto produce una gran confusión en el espectador, al encontrarse frente a una serie de objetos perfectamente reales y reconocibles aisladamente, pero que combinados pierden su significación lógica y nos muestran una nueva realidad difícil de interpretar. Los cuadros son obras de interpretación abierta a todas las imaginaciones posibles, excepto a la que se base en la racionalidad y la lógica, situaciones que jamás se podrían dar en la realidad.”

Experimento con varias técnicas que le permitieran una visión y percepción nueva y, por tanto, un acceso a las profundidad del subconsciente.

“Creador de inmensos universos visionarios”,descubrió las posibilidades de la técnica del frottage y reconoció en esta técnica una interesante posibilidad para el método del automatismo.

Por un procedimiento mecánico-frotar se produce una activación de la imaginación del artista, que, a medida que la imagen va surgiendo ante sus ojos, ve-imagina más de lo que seria un simple calco.

“Me sorprendió la aguda intensificación de mi facultad visionaria y la alucinante sucesión de imágenes contradictorias y superpuestas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario